Asamblea General del 26 de mayo de 2011

Celebrada Asamblea General de ADES, se aprobó el texto definitivo del documento que hacemos público y que se remite a la Consejería.

También se aprobó la interposición de recurso contra la Orden de 12 de mayo de 2011, en concreto contra el punto sexto, que pretende modificar la figura de las Jefaturas de Estudios Adjuntas en detrimento de la eficacia y calidad de los equipos directivos. En el documento de trabajo sobre nuestra propuesta de composición de los equipos directivos de los IES, que se remitió con anterioridad a la Asamblea, encontraréis las consideraciones al respecto.

En cuanto al documento sobre equipos directivos citado, quedó establecido el 30 de junio como plazo para que nos hagáis llegar vuestra opinión y sugerencias, de modo que podamos cerrar su contenido y presentarlo a la Consejería.

DOCUMENTO APROBADO:

La Asamblea General de ADES, reunida el día 26 de mayo de 2011, estimó la necesidad de trasladar a los responsables del sistema público educativo murciano su preocupación por los siguientes temas:

1. En primer lugar, la falta de recursos económicos de los centros nos coloca en una situación que se está haciendo insostenible.

Hasta la fecha de hoy, los centros no han recibido cantidad alguna correspondiente al capítulo de gastos de funcionamiento, con los consiguientes impagos a proveedores (incluidos luz, agua y teléfono) y la imposibilidad de afrontar adquisiciones de recursos didácticos y materiales.

La comunicación recibida esta mañana anunciándonos el abono de un 20% de la cantidad anual prevista y presupuestada apenas alivia la situación, a la que ahora se suma la incertidumbre de la cantidad definitiva que se va recibir y en qué periodos del año; los centros no podemos planificar ni desarrollar nuestros proyectos en estas condiciones.

A primeros de año se nos comunicó a cada centro las cantidades que íbamos a recibir. Estas cantidades suponían una rebaja del presupuesto con respecto a cursos anteriores, y con ellas hicimos nuestras previsiones para afrontar el curso. Sin embargo, con el paso de los meses nos vemos en la necesidad de aplazar compras y someter a nuestros proveedores a demoras en el cobro, sin que podamos determinar fechas de pago, pues tampoco se nos ha facilitado explicación oficial alguna de la situación por la Dirección General de Centros. Los equipos directivos, en estas condiciones, tampoco podemos dar respuestas a las demandas y propuestas de los miembros de la comunidad educativa.

Una vez más, los responsables de los centros educativos nos vemos sin argumentos que trasladar a nuestras comunidades, y una vez más manifestamos que deberíamos ser los primeros en conocer la situación y las previsiones de la Consejería en este tema para poder así ejercer nuestra condición de representantes de la Administración en los centros.

La situación descrita es una prueba más de la falta de confianza de los órganos directivos de la Consejería en la direcciones de los centros, ante las que, por contra, sí se ha esgrimido sin pudor la mencionada condición de representantes a la hora de pedir responsabilidades y exigir actuaciones no siempre acordes con intereses meramente educativos.

2. Se sigue postergando la reorganización del calendario escolar, tanto en lo referente al establecimiento de periodos vacacionales acordes con criterios pedagógicos, como al adelanto de las pruebas extraordinarias al mes de junio.

Este curso, con la semana santa a finales de abril, ha sido la mejor prueba de lo inadecuado de mantener estos criterios organizativos.

Y en cuanto al más que conveniente adelanto de las pruebas extraordinarias al mes de junio, a todas las consideraciones expuestas en el documento de nuestra anterior Asamblea, se añade este curso el hecho de que algunos centros universitarios hayan anunciado ya su intención de adelantar las pruebas extraordinarias de acceso al mes de julio. La circunstancia de que sean pocos todavía no justifica que se vulnere el principio de igualdad de oportunidades del alumnado que quiera optar por acceder a esos centros.

3. Si bien ha mejorado sensiblemente el funcionamiento de los programas informáticos dedicados a la gestión de los centros, no se ha corregido la creciente tendencia de que el uso de estas aplicaciones se encomiende a los equipos directivos, encorsetándolos así en estrictos horarios que interfieren la imprescindible dedicación a las muy numerosas y complicadas tareas diarias de un centro educativo, y ello cuando, como se ha manifestado con anterioridad desde esta Asociación, se trata de tareas que por su naturaleza son propias del personal de administración.

Tampoco, en el caso de la aplicación para la tramitación telemática de las bajas del profesorado, esta ha servido para agilizar el proceso de sustituciones, que siguen produciéndose una sola vez por semana y con un día de demora con respecto al procedimiento anterior.

4. Los criterios seguidos para determinar la composición de los equipos directivos, que han provocado el cese de algunos Jefes de Estudios Adjuntos a lo largo de este curso, más los que no se “concedieron” en el mes de julio, nos colocan en una situación de inestabilidad organizativa que merma la calidad y la eficacia de nuestra gestión.

Sin perjuicio de que por los afectados se pueda recurrir el correspondiente cese, sí queremos dejar patente nuestro rechazo a la interpretación que con estas decisiones se hace de lo que ha de ser un equipo directivo.

Siendo esta una cuestión de trascendental importancia en nuestra labor directiva, y en pro de una solución adecuada, estamos elaborando un documento de propuestas para la determinación de los equipos directivos de los centros de Educación Secundaria, que remitiremos a la Consejería de Educación, Formación y Empleo junto con nuestro ofrecimiento para su debate con los responsables correspondientes. Dicho documento se basa en las siguientes consideraciones:

a.     Los miembros de un equipo directivo no deben ser un número variable a lo largo de un mandato, para el que se prepara un proyecto y se distribuyen tareas y responsabilidades. Hay que buscar una fórmula estable que sólo tenga excepciones muy contadas.

b.     El actual criterio del número de grupos de alumnos y los discutibles “métodos” para su cómputo provoca incertidumbres y desánimos en los cada vez más difíciles de encontrar candidatos a ocupar las Jefaturas de Estudios Adjuntas, y obliga, en algunos casos, a reestructurar el equipo de curso en curso. Esta situación, además de resultar contraria a la normativa vigente, deteriora sensiblemente la posibilidad de desarrollar los proyectos con eficacia y calidad.

c.     Dado que existe una clasificación de centros, que actualmente se basa en el número de profesores, podría ser esta la que determinase la composición del equipo directivo que se nombre. El criterio del número de profesores parece reflejar mejor que otros el grado de complejidad del centro.

d.      Es más adecuado establecer un cupo total de horas para que cada equipo, en función de sus características y disponibilidades, las distribuya entre sus miembros. La actual norma permite algo parecido, pero este planteamiento hace que resulte necesario “quitar” horas de su reducción a un miembro para dárselas a otro. La distribución de tareas y responsabilidades, con las correspondientes asignaciones horarias, podría incluso ser parte del proyecto de dirección.

e.     A la hora de establecer la propuesta del número de horas de dedicación a las tareas directivas, debe corregirse la línea que ahora se sigue, en la que se dan menos horas a los directivos de centros más pequeños, cuando la práctica pone en evidencia que se trata de un error de concepto, pues una buena parte de las tareas no depende del tamaño del centro, y la necesidad de tiempo es proporcionalmente mayor cuanto menor es el equipo directivo.

5. Por último, la Asamblea acuerda asumir y ratificar el contenido del  documento emanado del XXIII Congreso de FEDADi, relativo a la profesionalización de la función directiva, especialmente en la preocupación manifestada en su último párrafo por la reducción de las inversiones en educación.

 

En Murcia, a 26 de mayo de 2011.

 

Lo más popular